martes, 10 de marzo de 2015

Reporte sobre la primera sesión del
Diplomado Aula Propia / Uraccan

Estimadxs amigxs,

Como recordarán, hemos arrancado este año 2015 con una primera actividad fuera de Managua: el Diplomado Acción colectiva feminista y nuevas masculinidades desde una perspectiva interseccional (feminismo intercultural y comunitario), que se está desarrollando en Bluefields, Región Autónoma de la Costa Caribe Sur, en alianza con el Centro de Estudios e Información de la Mujer Multiétnica (Ceimm), adscrito a la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (Uraccan).

En la primera sesión, del 29 al 31 de enero, se abordó el Recorrido genealógico del pensamiento y movimiento feminista y los principales aportes y debates desde el feminismo negro e indígena. La finalidad principal de esta primera unidad del Diplomado fue “reflexionar críticamente desde una perspectiva histórica y contextualizada de la lucha de las mujeres feministas, sus principales propuestas, fronteras y acciones, introduciendo particularmente los aportes y debates del feminismo negro e indígena y situándonos en la experiencia del feminismo en la RACS”.

Participaron 37 mujeres del territorio Rama-Kriol y municipios de Bluefields, Bocana de Paiwas, Nueva Guinea, Nueva Guinea, Desembocadura del Río Grande y Laguna de Perlas, de distintos grupos étnicos y con diversas edades y experiencias: unas llegaron desde organizaciones de mujeres, de asociaciones, de la academia, de instituciones del Estado, a título personal y para otras fue su primera experiencia.

Tanta diversidad fue un reto para nosotras, lo supimos desde el comienzo. Además sabíamos que llegábamos con los pies hinchados, pues somos mestizas del Pacífico y somos y vivimos en la capital. Sin embargo, desde el comienzo dejamos claro que este era un espacio donde íbamos a construir conocimientos de forma colectiva y situada a partir de una mirada critica al recorrido genealógico de la historia y pensamiento feministas (las vidas, épocas, reflexiones, legados y luchas ante los sistemas de opresión de diversas autoras).




Este viaje histórico se hizo teniendo siempre presente que la historia no es lineal, no es como la cuenta la narrativa Europea, que sitúa el origen del feminismo en la Ilustración francesa. Algunas compañeras de Aula Propia creemos, sin invalidar la importancia del feminismo europeo, que a lo largo de la historia y en muchas geografías han habido mujeres que han luchado y rebatido a los sistemas opresores que generaban desigualdad en sus vidas.

Todo lo expuesto en esta primera sesión tuvo como base el análisis biográfico y la lectura de obras de académicas y activistas que forman parte de las diferentes corrientes feministas.

Siempre se aclaró que la división de las corrientes y olas, es más una división pedagógica, un tanto virtual, pero que lo importante era ver cómo emergían las distintas representantes, cómo dialogaban entre sí o se distanciaban, y en las fronteras que marcaban sus propuestas y formas de activismo y de pensamiento político y filosófico.

Tratamos de ir decolonizando la mirada a la hora de estudiar las genealogías y ciertas narrativas históricas, lo que nos permitió evidenciar otras narrativas posibles y poder ver qué mujeres o corrientes están, cuáles no, cuáles están invisibilizadas o son puestas en un segundo plano. Sabemos este ejercicio no es algo nuevo, ni original de nuestro colectivo, pues en la región latinoamericana y en otras latitudes se viene realizando una revisión de los marcos de la historia hegemónica desde miradas decoloniales, pos coloniales, etc-.

Lo que sí tratamos de hacer desde Aula Propia, es utilizar algunas herramientas que permitan desentrañar y ubicarnos en otros lugares para revisar colectivamente y en alianza con otras mujeres nuestra historia nacional y local.

Se presentaron algunas representantes de los feminismos, desde la Querella de las mujeres hasta la Tercera ola. Sabemos que probablemente se quedaron muchas cosas de fuera en esta primera pincelada, este recorrido no agotó toda la temática, seguro nos dejamos fuera a muchas mujeres importantes.

Sin embargo, se presentaron las principales representantes de algunas corrientes, sus pensamientos, aportes, contextos y formas de activismo. Sabemos que la genealogía no está acabada, y que no puede estarlo, pues siempre está en construcción y en revisión. Por ello, invitamos a ustedes, nuestras amigas, a apoyarnos a seguir ampliando esta genealogía.

Cabe destacarse la apertura y disposición de las participantes en el Diplomado a preguntar y plantear inquietudes y dudas y a aportar a la discusión. 

Estuvimos a cargo Eveling Carrazco López y Jessica Martinez Cruz, pero también fue importante el aporte y trabajo de nuestro compañero Víctor Valbuena, quién se encargó de ilustrar la genealogía producto que esperamos pronto poder compartir con todas ustedes.

Ahora, queremos compartir


No nos da tiempo en este reporte hacer un recuento y repaso de las olas feministas que revisitamos y las diversas reflexiones que las participantes hicieron. Sin embargo, les compartimos que para ellas fue interesante conocer la “historia” del pensamiento feminista, conocer los diversos orígenes de pensamientos y propuestas en Europa, EEUU, en la región y en Nicaragua.

Cuando se abordó alguna de las historias del feminismo nicaragüense, pudimos escuchar la voz de mujeres feministas que en los años 80 estuvieron enroladas en la clandestinidad, que fueron de AMPRONAC, y que revisaron críticamente el actuar de AMNLAE. Esto fue interesante especialmente para las más jóvenes. Ahí fueron saliendo muchas reflexiones.

Las participantes en el diplomado revisaron algunos planteamientos, agendas y estrategias del feminismo nicaragüense: señalaron la importancia de sus agendas, que apuntan a la lucha por la ciudadanía, el Estado Laico, el derecho al aborto, y la no violencia, entre otros temas. Pero echaron de menos que no incluyan la lucha por los territorios y la tierra, por el racismo, entre otros ejes que son de interés de estas mujeres y que desde siempre las a afectado

Para las participantes, ser feminista significa:

“El feminismo es algo que abarca todas las luchas, ahí va el derecho a la familia, el derecho laboral, el derecho a la educación, el derecho al voto, el derecho a los espacios políticos....”

“Ser feminista implica muchas cosas, implica luchar no solo por mis derechos de mujer, no solo por mis necesidades de mujer...”
 

“El feminismo se convierte en una vivencia (…) es una construcción social que tiene que ver con contextos”

Poco a poco, en esta primera sesión comenzaban a preguntarse cómo aterrizar estos temas en las comunidades y hacia ese ejercicio profundizaremos en la segunda sesión.

Mujeres de la región compartiendo sus saberes situados


Contamos con la asistencia de la profesora Socorro Woods, a quien invitamos que expusiera el tema de racismo y la etnicidad a través de un un ejercicio que nos permitió tener una mirada crítica de cómo la población de la Costa Caribe es vista y leída por el Pacífico a través de los medios de comunicación y la publicidad, señalando que están cargados de sutiles y ocultos mensajes racistas y xenófobos.
  • También nos llamó a cuestionar el ideario existente en Nicaragua y en la región del Caribe sobre la etnicidad. Woods nos invitó a “tener cuidado en lo que estamos consumiendo (en los medios) y especialmente como mujeres negras”
  • Nos recordó “que todo lo que tiene categoría de análisis es política”.
  • Señaló que el racismo es un instrumento de poder y que en Nicaragua el racismo funciona de forma camuflada, de forma sutil.
  • Analizó cuatro dibujos que extrajo de los medios de comunicación social y fue develando cómo reproducen estereotipos racistas.
  • Señaló que cuando se habla de feminismo negro no se puede separar del racismo, nos recordó que la lucha de las mujeres negras ha sido diferente del de las europeas por su color de piel, por su historia.
  • Nos preguntó por qué en Nicaragua no se habla de racismo pero siempre se está hablando de etinicidad. Para ello planteo la las diferencia entre raza y etnicidad.
  • Explicó que en Nicaragua se habla de etnia o etnicidad “por que nos han hecho creer que la etnicidad nos hace a todos iguales, que todas tenemos derechos”.

En esta experiencia también nos acompañaron de forma virtual las profesoras Ochy Curiel y Julieta Paredes, que nos plantearon algunos puntos para la reflexión a la hora de abordar el feminismo negro y el feminismo comunitario, respectivamente.

Algunos planteamientos de Ochy Curiel sobre el feminismo negro y la mirada decolonial: 
  • El feminismo negro es un concepto y una propuesta que surge como pensamiento político en el marco de la experiencia de las afro americanas en EEUU de la Colectiva Río Combahee en los 70. También se pueden ubicar esos pensamiento y prácticas que antecedieron a estas mujeres: Rosa Parks, las abolicionistas, etc. 
  • El feminismo negro se plantea a partir de la experiencia de las mujeres negras pero no es sólo una propuesta para ellas, es una práctica política a partir de una toma de conciencia sobre las opresiones a nivel general permite hacer una propuesta ética del mundo. El feminismo negro propone la abolición de todas las opresiones. 
  • El feminismo negro es una apuesta de conocimiento epistemológico porque parte de la experiencia, produce un conocimiento distinto al que producen los hombres blancos del norte. 
  • EL feminismo negro reconoce el planteamiento y problematización que hace el feminismo blanco sobre la familia como espacio de dominación masculina y donde se ejerce violencia domestica, aunque señala que es un pensamiento muy simplista, muy reducido, ya que la familia negra requiere de otros análisis, pues, son un elemento de protección ante la violencia estructural, como la persecución del estado o el racismo.

Algunos planteamientos de Julieta Paredes sobre el feminismo comunitario: 
  • Paredes explicó el contexto político del que parte su propuesta de feminismo comunitario como herramienta de cambio, como instrumento que permita liberar a nuestros pueblos. 
  • Habló de la insurrección popular, no dirigida por ningún partido político, que se dio en Bolivia en octubre de 2003. Contó la crucial participación de las mujeres y su posicionamiento en defensa de los recursos naturales: “son para nuestros pueblos, esa fue la consigna, recuperar nuestros recursos naturales, fuera las transnacionales”. 
  • “Las mujeres hemos puesto el corazón, hemos puesta la vida y la seguimos poniendo en cada una de nuestras comunidades y en cada una de nuestras las luchas. Sin embargo, nuestra palabra no cuenta (…) se hace la burla de nosotras, como si no dijéramos nada importante. Eso es muy doloroso, sobre todo si proviene de quienes consideramos nuestros hermanos y compañeros y no patrones, ni jefes”.
  • En ese proceso, se preguntaron si era válido o útil llamarse feministas. “Hemos decidido llamarnos feministas. Nosotras nos vamos a llamar feministas y vamos a entrar así a la discusión, ustedes feministas, las europeas, las señoritas, las de las ONG, las intelectuales, ¿ustedes son feministas? Nosotras también. Ahora, ¿de qué feminismo son ustedes y de qué feminismo somos nosotras? Después de un trabajo político, ideológico y de construcción teórica, nos hemos llamado feministas comunitarias”. 

Bueno, queridas amigas, de esta primera sesión, nos quedan muchos aprendizajes y lecciones aprendidas para mejorar este trabajo colectivo.

Seguimos con ganas, energía y compromiso de seguir promoviendo espacios de reflexión y construcción colectiva del conocimiento.

Esperamos poder compartir con ustedes los resultados del trabajo intermódulo que las participantes del Diplomado están desarrollando: una investigación para elaborar una genealogía local o comunitaria que rescate a las mujeres que no aparecen en la historia oficial.

Hasta aquí hemos llegado. Hasta el próximo informe.

No hay comentarios :

Publicar un comentario